Saltar al contenido

7 Juegos para niños al aire libre SIN MATERIAL

A continuación, te dejamos saber una lista imperdible de juegos infantiles al aire libre sin material que nuestros muchachos podrán realizar y disfrutar cuando lo decidan. 

La idea es que se logre el aprovechamiento del ambiente externo sin mucho más que la disposición, motivación e imaginación del grupo infantil que quiera participar y además hacer productivos estos momentos de ocio en términos de reforzar el trabajo en equipo, valores, principios, desarrollo emocional y espiritual. 

Mientras se ejecuta un juego sin materiales, el participante afina su curiosidad, incluso podría sentir las innumerables formas, texturas, olores que la naturaleza nos honra disfrutar, se da la estimulación de su cerebrito para guardar todos esos datos reflejados en la actividad, fortalece su coordinación y equilibrio, resuelve problemas y ejerce liderazgo. 

Entonces, manos a la obra!. Aquí siete ideas para jugar al aire libre sin materiales 

1. Un, dos, tres pollito inglés. Un juego sin material que paraliza 

Es super divertido!, sobre todo cuando el numero de participantes es alto. El seleccionado de espaldas al resto de niños al tiempo que dice en voz alta “Un! Dos! Tres! Pollito ingles!!!!”, el grupo avanzará hacia adelante mientras pueden moverse, hacer muecas, saltar, reír. Una vez el elejido gira su mirada hacia ellos todos deberán permanecer inmóvil, tal como quedaron. 

Será eliminado a quien pillen moviéndose, de manera que gana quien logre avanzar sin ser encontrado cambiando de posición. Te ayudará a mejorar tu equilibrio, concentrarte y guardar la calma cuando por alguna razón tengas que estar quieto o en espera. 

2. Torre humana: Jugar al aire libre y formar una torre lo más alta que se pueda 

Practicarlo sobre grama me ha dejado uno que otro razguño, pero en el mar es mas refrescante. Cuatro pueden ser la base de la torre quienes estarán doblados entrelazando sus brazos para formar además un circulo. Cuatro más de los niños intentarán subir y hacer la misma forma tantas veces como la base pueda sostenerlos. No existen eliminados, mas que un juego, es un reto llegar lo mas alto posible. El equilibrio se refuerza aquí, el trabajo en equipo y el liderazgo al tomar decisiones. 

3. El semáforo: Un Juego para niños colorido 

Uno de los niños personificará esta importante y universal señal de tránsito, el resto formará parejas incialmente conversando frente a frente o bailando. El semáforito humano dira a viva voz: “Amarillo!!” se estableceran rápidamente nuevas parejas, si alguien no lo logra será eliminado. “Verde!!” pueden mantenerse las parejas hablando o bailando como al inicio; “rojo!!” cada pareja tendra que permanecer inmovil hasta que el semáforo cambie. 

4. El escondite: Uno de los juegos infantiles al aire libre más practicado 

De espaldas a los jugadores y ojos cerrados, cuenta hasta 10, los demás irán a esconderse, al que encuentren primero sera el perdedor. Afinaras tu intuición, vista y velocidad con este tradicional juego. Una variante de las condiciones es que, al encontrar a alguno de los participantes ambos corran a toda velocidad para tocar el punto de conteo inicial, quien lo toque primero se salvará de tener que contar. 

5. Mímicas: Este juego no necesita materiales, necesita de mucha imaginación y creatividad 

Formarán dos o más equipos. Cada uno develará que objeto o cosa representa el contario a través de la mímica durante un tiempo limitado. Se puede hacer una lista con la cantidad límite de representaciones o prácticarlo hasta que quieran pasar al juego de “Enano Gigante” 

6. Enano Gigante: Un juego de niños para estar muy atentos 

Estando de pié formar un circulo. Si el grupo escucha la palabra enano debe agacharse o doblarse y permanecer asi hasta que escuchen nuevamente que el lider diga enano o gigante; Si estabas en la posición gigante y el lider nuevamente dice gigante permaneces asi, es decir que la secuencia de palabras no sera siempre la imaginable. 

7. Secuencia de letras. Un dinámica sin materiales muy entretenido 

Uno de los jugadores dirá una palabra y el próximo deberá mencionar otra que comience con la letra final de la anterior, por ejemplo, Juancho dice “Amor”, Lola dirá “rojo” o tal vez “río” entonces Andrea tendría que acertar con “ola”, que es la letra en la cual terminó la palabra de Lola.

Cada quien tiene cinco segundos para mecionar su palabra de otra forma quedara eliminado. 

Recomendaciones finales para que esta lista de juegos para niños al aire libre sin materiales no tenga desperdicio 

Recuerden usar el famoso “Piedra papel o tijera” para seleccionar quien comienza los juegos y aplicar penitencias a quien pierda; estas actividades se adaptan a las edades de los niños, así que los de tres años o menos mínimo en el juego de enano gigante podrá participar.

Mi hijo Óscar Manuel a sus 15 meses entiende qué es esconderse, no así que solo taparse la cara con sus manitos o que los pies queden al descubierto detrás de la cortina no es suficiente para no ser descubierto. 

Siempre resultarán un perdedor, un ganador, finales injustos peleas o discusiones.

Yo siempre lloraba porque no quería contar. En este punto, que importante es contar con la orientación de padres y/o representantes a quienes los niños confíen cualquier duda, desacuerdo y celebren el triunfo, esto propiciará que los adultos puedan ser coach de sus hijos y sus amigos, fortaleciendo valores y principios, el espíritu de determinación y encontrar debilidades que pueden ser transformadas en oportunidades de crecimiento y desarrollo futuro. 

Opinan los más pequeños sobre los juegos al aire libre sin materiales 

Sofia y Manuel (9 y 4 años): “Lo que mas me gusta jugar es “Un, dos, tres.. Pollito inglés!” porque es muy divertido, puedo estar con mucha gente y hacer más amigos”. 

Andrea (11 años): “Me gusta mucho jugar “atrapadito” porque a mi grupo de escuela y a mí nos gusta correr, cada equipo tiene que estar unido para poder salvar de la carcel a su compañero”. 

Danielys (7 años): “Para el tocadito no necesito nada, solo ser muy rápida para que no me paralicen, lo juego mucho con mis primitos que son bastante y nos hace unidos siempre”. 

Jugar, como es bien sabido es derecho y deber de todos los niños y en conjunto con la educación formal podría influir de diversas formas en la definición del futuro adulto.

Practicar juegos al aire libre es históricamente si se quiere una obligación en pro de la salud de los consentidos de la casa y de su relación con el ambiente. Pero que estas actividades de recreación no necesiten de material alguno, definitivamente es un beneficio que de seguro querrán aprovechar plenamente.