Saltar al contenido

Dinámicas y Juegos Rompehielos Divertidos

juegos rompehielos para jovenes

Empieza las clases, fiestas o dinámicas con un grupo nuevo de jóvenes o adultos: los participantes no se conocen entre sí y no te conocen a ti.

Esta es una excelente oportunidad para una comunicación “auténtica” y por ello las “actividades rompe hielo” son una forma muy divertida para empezar a conocerse y conseguir que las personas pierdan la vergüenza y se comuniquen por primera vez.

Pero eso no es todo: las dinámicas y actividades para romper el hielo son importantes.

Hacen que los estudiantes, jóvenes o adultos que no se conocen se encuentren a gusto en un ambiente relajado, divertido y abierto a la comunicación.

10 actividades y juegos rompehielos divertidas para conocerse en un nuevo grupo.

Si están bien gestionadas, estas actividades llamadas rompehielos o dinámicas rompehielos divertidas, permiten empezar a conocerse a un grupo, empezando por su nombre y algunos datos personales.

Pero ten cuidado: algunos pueden considerarlo una pérdida de tiempo o algo fuera de lugar (por ejemplo, aquellos que estudian por trabajo pueden considerar inapropiado comenzar el curso “con un juego”).

Por lo tanto, hay que adaptar las dinámicas rompehielos a los participantes. Las dinámicas para jugar en grupo tendrán variantes dependiendo del tipo de personas, edad y y lugar donde se realicen.

Aquí tienes 10 ideas para romper el hielo y juegos para conocerse. Para todos los gustos:

Adivina la respuesta

En cada línea escribe una información aleatoria sobre ti mismo.

Por ejemplo:

  • Marco (como se llama tu padre),
  • 28 (cuántos años tienes),
  • cerveza (algo que no te gusta),
  • jugar al fútbol (qué haces en tu tiempo libre),
  • 1 año (cuánto tiempo llevas viviendo en tu actual piso), etc.

La clase tratará de adivinar a qué se refieren estas palabras para romper el hielo haciéndote preguntas.

Luego, pide a cada estudiante que prepare un esquema similar y que jueguen en parejas o en grupos pequeños.

Concluye pidiendo a cada persona que trate de presentar a un acompañante.

¡Todo en línea! (rompehielos rápidos)

Los estudiantes están todos de pie.

Ellos tienen la tarea de organizarse en una fila con alguna condición que les hayas puesto

Por ejemplo, si se van a ordenar por orden alfabético, tendrán que preguntarse “¿Cómo te llamas ?

Otros ejemplos de criterios posibles son: edad; apellido; día de cumpleaños; distancia entre tu casa y tu trabajo; piso o número de la casa.

Cambio de identidad (dinámica de presentación)

Con la ayuda de la clase, escribes en la pizarra una serie de 4/5 preguntas sobre el tema “Presentaciones” (¿Cómo te llamas a ti mismo?)

En parejas, los estudiantes hacen preguntas.

Cuando terminan, cambian de pareja, pero… ¡cuidado! Con la nueva pareja tendrán que hacerse pasar por la pareja anterior – y luego responder a las preguntas tratando de recordar sus respuestas (o leyéndolas, si han tomado notas).

Cuando terminan, vuelven a cambiar de pareja: siempre asumiendo la personalidad de la anterior.

Después de un tiempo, se bloquea todo.

Ahora cada persona tendrá que responder a las preguntas haciéndose pasar por el último compañero que tuvo y los demás tendrán que adivinar quiénes son.

Puede terminar con una ronda de presentaciones cortas “normales”: cada uno es él mismo.

Con la pelota

Esto es útil para apreder nombres.

Están todos en círculo, de pie o sentados. Sostén una pelota de peluche o un juguete de peluche en la mano y comience diciendo “Me llamo Marco y me gusta la mermelada” (lo que a ti te gusta comienza con la misma letra que tu nombre).

Le pasas la pelota a tu vecino, que tiene que decir su nombre y algo que le gusta: “Me llamo Paul y me gusta la pizza”. Completa el recorrido.

Para la segunda ronda, repite “Me llamo Marco y me gusta la mermelada” y luego añade “Se llama Paul y le gusta la pizza” y pasa la pelota a Paul.

Pablo repite su propia frase y la de su vecino y así hasta el final del recorrido.

Para la tercera ronda, puedes repetir tu frase y luego decidir tirar la pelota a quien quieras, repitiendo su frase. Aumenta el ritmo 🙂

Con papel higiénico

Da vuelta un rollo de papel higiénico y díles a los estudiantes que pueden tomar tantos trozos como quieran.

Al final del recorrido, por cada pieza tomada, cada uno dirá información sobre sí mismo.

También se puede hacer con dulces, por ejemplo M&M’s o con papel de varios colores: se puede asignar un tema a cada color y los alumnos tendrán que dar información sobre los temas que han “pescado”.

Con aviones

Cada estudiante escribe 3 piezas de información sobre sí mismo en una hoja.

Luego, con la hoja construye un avión de papel.

Empieza una canción. Los estudiantes tienen que lanzar los aviones, recoger los caídos cerca de ellos y relanzarlos, hasta que se apague la música.

Ahora que los aviones están mezclados, todos leen la información escrita sobre el avión en su mano o el más cercano.

Luego tiene que ir por toda la clase, haciendo preguntas para entender a quién pertenece.

Deshaciendo el hilo

Esta es una buena manera de hacer que hasta la gente más retraída hable y se relacione con resto.

Consigue una bola de hilo de cualquier tipo.

Corta tantos hilos como alumnos haya, utilizando diferentes longitudes (entre 50 cm y el metro y 30).

Un estudiante dibuja un hilo y comienza a enrollarlo entre sus dedos.

Mientras lo hace, debe aparecer y continuar hablando hasta que haya rodado toda la línea.

Las Cuatro Esquinas

Esta es una gran actividad para aprender sobre los pasatiempos y opiniones de tus compañeros de clase.

Elije un tema, como “Viajar”.

Divide la clase en cuatro grupos y colócalos en las cuatro esquinas de la sala según sus gustos.

Se puede decir, por ejemplo: “Quien prefiere la montaña, va a ese rincón”; “Quien prefiere el mar, va a ese otro rincón”, etc…

Durante 3 o 4 minutos, los grupos tienen que discutir por qué prefieren la montaña o el mar, etc. A continuación, puede elegir un nuevo tema.

Esta actividad puede ser muy útil especialmente si estás en el extranjero.

Puedes crear grupos de discusión de acuerdo con sus preferencias sobre temas puramente “locales” – siempre sobre una base ligera. (p. ej. “Los que prefieren el supermercado X van a esa esquina”; “Los que prefieren el supermercado Y van a la otra esquina”).

Además de estimular mucha discusión, demuestra a los estudiantes que conocen su cultura o que están interesados en ella.

Citas rápidas – Speeddating

¿Te acuerdas de esos lugares donde entra un soltero que busca pareja, charla durante 10 minutos con alguien y al sonido de un gong cambia de pareja durante otros 10 minutos? Voilà: pero sólo necesitamos 2 minutos.

En el pizarrón escriba 6 temas personales, numerados del 1 al 6 (por ejemplo: trabajo, tiempo libre, vacaciones, familia, cocina,…).

Los estudiantes están en parejas, cada uno con un dado.

Al principio tiran los dados, se presentan y durante dos minutos tienen que hablar del tema correspondiente.

Cuando se acabe el tiempo, cambia de pareja y recoge los dados para hablar de otro tema.

El nuevo maestro…(rompehielos para jóvenes estudiantes)

Otro juego rompe hielo muy interesante y recomendado.

Si los estudiantes ya se conocen y tú eres el “nuevo”, tal vez quieras tranquilizarlos presentándote un poco.

Tienes que tener claro qué expresiones y palabras para romper el hielo son las más adecuadas para el grupo.

Cuando entras en el aula, propones lo siguiente:

  • “Estás en una fiesta y conoces a una nueva persona. ¿Qué le preguntarías?
  • Recoge una serie de preguntas.
  • Luego, pídeles a los estudiantes que traten de encontrar algunas respuestas.
  • Por último, responde a las preguntas con la mayor sinceridad posible 🙂

Hasta aquí los mejores juegos y dinámicas rompehielos divertidos basados en muchos estudios de juegos de psicología, a qué esperas para probarlos?